El 50% de la comida que producimos se desperdicia

crop-smart

Demasiada gente y poca tierra (y poca agua). Por eso hay preocupación por la crisis alimentaria que se avecina, según muchos predicen. El problema está en en la superficie de tierra cultivable, en los fertilizantes, en el almacenamiento y transporte, en la manipulación y venta, pero, sobre todo en nuestras mesas y frigoríficos.

Un nuevo informe revela que “entre el 30% y el 50% de la comida que se produce en el mundo se desperdicia antes de que llegue a ningún estómago humano”.
Sigue leyendo

Share

La injusticia del hambre

Se estima que alrededor del 40% de los comestibles producidos en Estados Unidos, acaban en la basura. Es decir, 1400 calorías por persona y día.

De acuerdo con la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos (USEPA, United States Environmental Protection Agency, o simplemente EPA), los 31 millones de toneladas de comida arrojadas a los vertederos producen metano al descomponerse, un gas de efecto invernadero 25 veces más dañino que el CO2.

La página web del Reino Unido Next Generation Food calcula que cada tonelada de desperdicios alimentarios equivale a 4,2 toneladas de CO2, y llega a la conclusión de que si simplemente se dejara de desperdiciar comida tirando alimentos a la basura, sería como si se retiraran de la circulación la cuarta parte de los coches de EEUU.
Sigue leyendo

Share

La alimentación insostenible

Alimentacion_Tienda

Lester Brown acaba de publicar Plan B 3.0: Mobilizing to Save Civilization, en el que dedica un capítulo a analizar la situación que se planteará cuando el sistema alimentario, tan intensamente dependiente de la producción de crudo, empiece a verse seriamente afectado por la carencia de éste.

Tenemos una civilización basada en el consumo de una energía cuya fuente no tardará en escasear. Desde 1981, la cantidad de petróleo extraído supera a la hallada en nuevos yacimientos por un amplio margen. En 20008, el mundo bombeó 31.000 millones de barriles y descubrió menos de nueve mil millones nuevos. Las reservas de crudo están en caída libre y siguen disminuyendo cada año. Sigue leyendo

Share

Los biocombustibles no son los causantes de la crisis alimentaria actual

Al hilo de las noticias sobre la crisis alimentaria se escuchan muchas voces culpando a los biocombustibles de dicha crisis. Uno puede conformarse con lo que escucha o lee en la prensa tradicional generalmente escrito por profesionales no especializados en el tema. Sin embargo en Ison21 hemos investigado un poquito más para ver que hay debajo de las apariencias

La demanda de materias primas para fabricar biocarburantes está provocando un aumento de los precios de los alimentos.

Se argumenta que la creciente demanda de materias primas agrícolas destinadas a la producción de biocarburantes ha tenido como consecuencia el aumento de los precios de los alimentos. La creciente demanda de materias primas agrícolas por parte de la industria productora de biocarburantes ha tenido una limitada influencia en la reciente evolución al alza de los precios internacionales de cereales y semillas, de acuerdo con un reciente informe de la Comisión Europea [1]. Sigue leyendo

Share