2010, un año de estímulo para la alta tecnología

Una buen pellizco del dinero del estímulo norteamericano -unos 100.000 millones de dólares- irá destinado al descubrimiento, desarrollo y utilización de nuevas tecnologías. Un dinero que tardará un tiempo en gastarse, ya que no ha hecho más que empezar a llegar a manos de los investigadores y la industria.

La mejor parte de estos fondos -60 mil millones- ha ido a parar al sector de la energía, principalmente en forma de subvenciones y reducciones de impuestos que incentivarán el desarrollo e implantación de la energía renovable y la eficiencia energética. ¿Te gustaría saber dónde y cómo se gastará todo ese dinero?

Estos fondos han llenado las arcas del Departamento de Energía de los EE.UU, que ha recibido 39 mil millones (además de su presupuesto anual, de aproximadamente 25 mil millones). La Oficina de Eficiencia Energética y Energía Renovable (EERE) del DOE, que normalmente obtenía menos de 2.000 millones al año, con el estímulo ha obtenido 16.800 millones de los que ya se han gastado aproximadamente 500 millones.

La mayor parte de ese dinero, 367 millones, se invertirá en proyectos de climatización, que no aportarán demasiado al avance de la tecnología pero ayudarán a los norteamericanos a ahorrar mucha energía.

Alrededor de 2.000 millones han sido destinados al avance de la manufactura de la industria de las baterías, que será un punto importantísimo a la hora de configurar una industria de baterías avanzada en los Estados Unidos. Alrededor de 1.000 millones se han distribuido hasta ahora, aunque ese dinero aún está por gastarse.

La recién creada Agencia para Proyectos de Investigación Avanzados-Energía (ARPA-E) ha destinado parte de sus 400 millones a varias tecnologías con el potencial de generar grandes cambios en el campo de la energía.

Por ejemplo, la posibilidad de producir hidrógeno mediante luz solar y nanotubos, o el desarrollo de ultracondensadores con nanotubos de carbono, que podría reducir el precio de los coches híbridos, o la posibilidad de abaratar la captura del CO2 utilizando membranas de nanotubos de carbono.

Novedosas tecnologías con baterías podrían tener un impacto transformador similar. Unas nuevas baterías de sodio-ion y baterías líquidas podrían hacer que el almacenaje de energía renovable fuese asequible, mientras que las baterías de metal-aire ofrecen la promesa de crear vehículos eléctricos de bajo precio capaces de recorrer cientos de kilómetros con una única carga.

Mientras tanto, el DOE ya ha empezado a entregar parte de los 125 mil millones en préstamos y garantías de préstamos de los que es responsable. Por ejemplo, el fabricante de paneles solares Solyndra recibió una garantía de préstamo de 535 millones de dólares.

El DOE ha anunciado un total de 8.500 millones en préstamos para el desarrollo de vehículos avanzados. Este dinero irá destinado a Ford, Nissan y dos pequeñas compañías: el fabricante de vehículos eléctricos Tesla Motors y el fabricante de híbridos conectables Fisker Automotive.

Vía :: Technology Review

Share

Un pensamiento en “2010, un año de estímulo para la alta tecnología

  1. Pingback: Tweets that mention ISon21 » Blog Archive » 2010, un año de estímulo para la alta tecnología -- Topsy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>