Cómo construirnos nuestro propio aljibe

aljibe

Los embalses no son los únicos que pueden beneficiarse del agua caída del cielo. Por unos 2.000 euros de media por vivienda, los consumidores pueden instalar sistemas que aprovechan el agua de lluvia. Gracias a ellos, sus usuarios evitan utilizar el agua de la red de suministro hasta en un 50%, lo que redunda en un beneficio tanto ecológico como económico.

El agua dulce disponible para utilizar para el consumo humano, representa tan solo el 0,3% de los recursos de agua en el mundo. La escasez y la costosa obtención de agua potable, ha llevado a las administraciones locales y autonómicas a encarecer el coste del agua con cargas y tributos que aumentan año tras año.

Si clasificamos el total del agua que consume una persona por tipo de aplicaciones, en la mayoría de los casos podemos afirmar que una tercera parte del agua la necesitamos con calidad de agua potable, este porcentaje se corresponde a la higiene personal, la cocina y la alimentación; sin embargo, usamos el agua potable para todo tipo de aplicaciones. Una tercera parte de nuestro consumo requiere de agua potable; y el resto, sirve para el riego, el lavado de ropa, la descarga de inodoros, la limpieza del hogar, lavado de vehículos, etc, que podría sustituirse por agua de lluvia o reciclada. No obstante, si el usuario lo requiere, estos sistemas también pueden incorporar depuradoras de agua que permitan beberla.

Por otra parte, la cantidad de agua gratuita que se puede lograr es también importante. Por ejemplo, con un chubasco de 30 litros/m2 y una superficie de recogida de 150 m2, se puede obtener una reserva de 4.500 litros de agua. Además, al no contener cal, evita problemas en las tuberías o la lavadora, y supone un agua de riego más natural.

Que necesitamos a la hora de construir un aljibe:

  1. La recogida del agua de lluvia se realiza desde la cubierta, que según el tipo así obtendremos un aprovechamiento u otro. Se recoge con el canalón, el cual debiera disponer de rejillas adecuadas para evitar que hojas y demás partículas medianas pasen a las bajantes.
  2. Un filtro que elimine partículas de mayor tamaño para así evitar que éstas se depositen en el aljibe. Debe disponer de tapa de registro para su limpieza periódica y estar conectado a la red de desagüe, como se puede apreciar en la ilustración.
  3. Depósito para almacenar el agua ya filtrada. Dependiendo de los requerimientos será un material u otro. Los más grandes son de hormigón siendo además idóneo que vayan enterrados, para evitar la aparición de algas y bacterias.
  4. Bomba de impulsión para la distribución del agua por la vivienda, hecha con materiales adecuados para el agua de lluvia, silenciosa y de alta eficiencia.
  5. Sistema de gestión y control. Este aparato es imprescindible cuando tenemos dos tipos de agua. Nos dará información de la reserva de agua de lluvia existente en el depósito y conmutará con el agua de la red cuando sea necesario.

Normas básicas a seguir:

  • Utilización de albañilería u hormigón con paramentos interiores lisos perfectamente impermeabilizados. Hoy en día hay nuevos materiales de prestaciones de alto rendimiento, como por ejemplo los depósitos en termoplásticos (Polipropileno, Polietileno de Alta Densidad (PEHD), PVC, PVDF y combinaciones de PRFV).
  • La ubicación del aljibe debe distanciarse de cualquier sumidero o pozo negro, cumpliendo las normativas al respecto.
  • Los aljibes cerrados, con boca de acceso con cierre hermético garantizan mejor la seguridad.
  • La extracción del agua se deberá realizar con bomba. Antiguamente la garrucha (polea) y el pozal (cubo de zinc) eran los medios para sacar el agua desde el fondo del aljibe. Tirar el cubo al aljibe y llenarlo de agua, era todo un arte.
  • Los conductos que surtan aguas al aljibe pueden ser de material cerámico vidriado al interior, hierro, cemento impermeabilizado, fibrocemento u otros materiales análogos.

Todos los elementos que necesitas para construirlo, puedes encontrarlos en nuestra tienda online.

Relacionadas:

Fuentes:

 

Share

3 pensamientos en “Cómo construirnos nuestro propio aljibe

  1. Yo vivo en Alicante y aquí las precipitaciones son escasas (muy escasas) por lo que creo que un sistema como este no sería demasiado útil.

    Sin embargo, a mi me gustaría modificar ese sistema de manera que recogiera las “aguas grises” de mi domicilio (ducha, lavabo, lavador, fregadero, etc.) y ese agua sirviera (con un somero filtrado y tratamiento para evitar turbidez y olores desagradables) para el uso de las cisternas del “WC” o el riego del jardín.

    De momento es una de esas ideas utópicas que no creo que se materialice proximamente.

  2. Lo interesante de este tema es,que de acuerdo a vuestras indicaciones
    para construir el “reservorio de agua”,para nuestro pais y regiones con
    períodos alternos “bien marcados”,de lluvias y sequías,deberíamos instalar
    dicho reservorio en las laderas de los cerros. En esta forma usaríamos
    la gravedad (y nó elementos mecánico-eléctricos)para disponer del agua
    captada:en el momento oportuno y previo tratamiento,según el uso que
    se quiere hacer de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>